Croco y Esmilax

Capítulo 33

Roble. Quercus robur

ROBLE: Querido Heliotropo, planta anual ampliamente ramosa de pequeñas flores blancas o lilas. Querido Árbol del Incienso que vives frecuentemente en barrancos y pendientes rocosas. Creo hablar en representación de todos los presentes cuando os digo gracias. Comprendo que entre vosotros persista cierta rencilla que os aconsejo olvidar. Si no, lo vais a tener chungo.

HIGUERA: ¡¿Está por aquí mi amiga la Chumbera o Higuera de Palo?!

ROBLE: He dicho “chungo”; no chumbo.

BOJ: ¿No te acuerdas, Higuera? ¡Hay que estar al loro!

ROBLE: Creo percibir cierta guasa… Boj de lustrosas hojas coriáceas,

Espino blanco. Crataegus monogyna

ESPINO BLANCO: Bueno, daré yo entrada a la historia que viene a continuación, que corre a cargo de otras dos bellas plantas: el Crocus albiflorus de estrechas hojas lineares que florece en marzo y abril y vive en praderas y pastos de montañas de Europa central y meridional;  

y la Smilax áspera,  de hojas persistentes, acorazonadas, ásperas y  con mucho nervio.

Zarzaparrilla. Smilax aspera

NARCISO: Perteneces a mi familia, Croco de flores blancas, violetas o rayadas; eres una amarilidácea como yo.

Encina. Quercus ilex

ENCINA: Smilax que te adornas con dos zarcillos en la base del pecíolo de cada hoja, ¿no es cierto que eres común en España, donde se te conoce también como Zarza Morisca?

ESMILAX: Así es, Encina que prefieres la lluvia en primavera y en otoño y veranos secos y calurosos. Es fácil localizarme en muchos tipos de bosques, zarzales y matorrales.

ESPINO BLANCO: El Croco hace señas de que quiere comenzar él. Adelante, flor.

Croco. Crocus spp.

CROCO: Debo mi nombre a un joven llamado Croco que se enamoró de una ninfa llamada Esmílax. Croco y Esmílax se casaron. A los dioses sempiternos no dejaba de causarles gran admiración y asombro la fidelidad y la ternura con la que ambos esposos se amaban; admiración no exenta de cierta envidia, porque ya se sabe que los dioses no son capaces de emociones tan entrañables como las humanas (6).

Pero el tiempo pasó. Croco envejecía y un día desgraciado en el que una neblina ardiente e irrespirable parecía haberlo engullido todo, Croco murió de forma repentina.

Los dioses siempre felices (4) sintieron el dolor que la pérdida de Croco produjo en Esmílax y pensaron cómo recompensar aquel  cálido amor humano que había arraigado en el corazón de la ninfa, y que todos, en el fondo de sus corazones inmortales, codiciaban:

La tristeza de la ninfa, fotografia de Eloy Mora
Demeter, la diosa rubia, del blog Pathos

       –“No se me ocurre nada más digno que convertirlo en una planta. ¿Cuál es la planta favorita de Esmílax?” – podemos imaginar que preguntó la rubia diosa Deméter que era algo despistada. (5)

– “¡Cuál va a ser, madre! ¡El Croco o Azafrán!” – deduzco que pudo contestarle su preciosa hija Core-Perséfone, a quien  –seguimos imaginando- le tocaba vivir, esa temporada, con su madre en la superficie terrestre.

Y así Croco quedó transformado en Azafrán.

Azafrán. Crocus sativus

Lo que le ocurrió a la ninfa os lo va a contar la Smilax áspera o zarzaparrilla europea. Puedes empezar, arbusto de tallos largos, delgados y volubles, originario de Europa, África y Asia, y utilizado como planta medicinal.

ESMÍLAX: Siempre advierto que no es mi fruto el que se utiliza, sino mi raíz.

Al ser una ninfa, Esmílax era mucho más longeva que Croco que era un humano.

Avellano. Corylus avellana

AVELLANO: Ya lo aclaró la Palmera al principio de este coloquio: que las ninfas vivían nueve mil setecientos veinte años. …¡¿ … ¡Aay!

ROBLE: Avellano, no te rayes.

ESMILAX: Pero Esmílax no valoraba como un bien su longevidad sin Croco. Pidió a los dioses la gracia de compartir la muerte de su amado (6). Y dado que la planta favorita de Croco había sido la Smilax, en esta planta quedó convertida la ninfa.

Cedro del Himalaya. Cedrus deodara

CEDRO DEL HIMALAYA*: Muy romántico, Smilax áspera de flores en racimo de color amarillo-crema.

Flores de zarzaparrilla

ROBLE: Fetén, Smilax áspera, cuyos frutos son bayas globosas como el guisante. 

CROCO: Ahora la que hace señas es la Adormidera o Papaver somniferum, que crece en veredas y terrenos baldíos. Te escuchamos, planta de hojas con nervaduras azuladas y flores que pueden ser de color violeta, rosa o blanco.

Próxima lectura:

Capítulo 34

«El trigo y el consuelo de Demeter»

Elena Huerta Fernández para

VISITARB MADRID